En las áreas pobres de Quito hay muchos embarazos de adolescentes. No hay mucho apoyo para las madres jóvenes y muchas veces ellas no son capaces de cuidar a sus hijos como quisieran, por falta de recursos económicos, educación y tiempo. Si quieren terminar el colegio o un estudio, muchas veces están obligadas a dejar a sus hijos sólos en casa, o en la calle. Si encuentran un trabajo, llevan a sus hijos pero a los niños les toca quedarse quietos. Para un niño esto es muy, muy duro y difícil.

Por esta razon, Villa Ticca a las madres las da la oportunidad de llevar a sus hijos a la guardería. En Villa Ticca los niños pueden desarrollarse cómo cada niño merece; jugando y haciendo amiguitos. Están bajo el cuidado profesional de maestras tituladas y reciben un buen desayuno y almuerzo. Tambien reciben revisiones médicos regularmente. Villa Ticca para ellos es un lugar seguro. Aquí los niños crecen a ser niños alegres, de buen autoestima y con empatía, inteligencia y sentido de humor.

Los niños están divididos por edad en tres grupos y tambien hay un cuarto grupo para niños que crecieron en Villa Ticca y ya atienden a la escuela. Estos escolares (entre ellos muchos adolescentes!) aún visitan a la guardería, donde toman el almuerzo y donde tienen su propio espacio. Tambien se les ofrece ayuda con sus deberes.

Villa Ticca fue fundada en 2003 por Mariska Versteegh y Evelien Kremer. La guardería está situada en el barrio El Camal, en el sur de la ciudad.