robin"Durante mi primera visita a Villa Ticca en Quito me han enseñado la escuela , asi mismo me han presentado a muchos de los niños ; juguetones, traviesos pero sobre todo con una enormes ganas de aprender. ¿Y que es lo que mas me ha llamado la atención. Un poquito de despreócupacion que he podido apreciar en la magia de sus risas infantiles. ¡Y por eso lohacemos!"

Jaap Jongbloed"En Villa Ticca he tenido el honor de visitar a los niños menos favorecidos de la comunidad equatoriana. En Villa Ticca se le da la oportunidad de llevar una existencia más humanitaria. He podido ver como les dan alimentación y educación para mantenerse en pie. Pero lo a mí personalmente se me ha quedado grabado es cómo Mariska Versteegh y sus colaboradores logran sacar una sonrisa en los labios de esos niños, de la manera más cariñosa. ¡En Villa Ticca hacen una labor progresiva y con total entrega, de la que muchisimos más niños tendrían que poder sacar provecho!"

Anke Vergeer"Me parece que lo más divertido de Villa Ticca es la alegría y la espontaneidad de los niños, lo que he podido experimentar durante mi estancia allí. He estado dos veces en Ecuador y me encantaría ir por una tercera vez. Me ha impresionado enormemente ver a tantos niñitos (también niños limpiabotas de tres o cuatro años) en la calle. ¡En Villa Ticca a esos niños se les da la oportunidad de volver a ser NIÑOS!"

Janine Wegman"Con mis propios ojos he podido ver como organizan la acogida de los niños en Quito y en Peguche. se ve que Villa Ticca es llevado con mucho amor. Muchos de nuestros voluntarios ayudan en ese centro de acogida y vuelven a casa con historias bonitas y emocionantes. Es maravilloso como la iniciativa de dos ex voluntarios ha ayudado ya a tantos niños en Ecuador."

Marco"Colaboramos con Villa Ticca, porque sabemos que ahí trabajan duramente con los niños y del significado que tienen para todas las personas que son recibidos ahí con los brazos abiertos. ¡Les queremos!"