Jaap Jongbloed"En Villa Ticca he tenido el honor de visitar a los niños menos favorecidos de la comunidad equatoriana. En Villa Ticca se le da la oportunidad de llevar una existencia más humanitaria. He podido ver como les dan alimentación y educación para mantenerse en pie. Pero lo a mí personalmente se me ha quedado grabado es cómo Mariska Versteegh y sus colaboradores logran sacar una sonrisa en los labios de esos niños, de la manera más cariñosa. ¡En Villa Ticca hacen una labor progresiva y con total entrega, de la que muchisimos más niños tendrían que poder sacar provecho!"